miércoles, 17 de junio de 2015

Las Bardulias en el reino de Asturias

Ya en los tiempos de Alfonso III, el gran Rey del reino de Asturias dentro del contexto de las invasiones vikingas al norte peninsular, pues fue él el monarca que comenzó una política basada en la fortificación de todo el norte en previsión de los ataques de los temidos lordemanos. Nombró el territorio de Bardulia con el nombre de Castilla, en la cónica de Alfonso III se detalla:
Eo tempore populantur Primorias, Lebana, Transmera, Supporta, Carranza, Bardulia quae nunc appellatur Castella (...Bardulia, que ahora es llamada Castilla").
Es posible que el nombre del territorio de Bardulia, situado al norte de Burgos. Tomara el nombre del grupo étnico céltico de los bardulos. Poblaciones que originalmente se establecieron en Guipuzkoa, pero que se vieron desplazados por los vascones desde el pirineo Navarro al territorio de los caristios y autrigones. De tal forma que cuando se estableció el reino de Asturias, todas esas montañas, muy poco romanizadas, y muy poco islamizadas, aun conservaban los nombres propios de los grupos étnicos que en ellas habitaban como marca de distinción territorial; autrigones, caristios, bardulos, astures, cantabros, vascones. Esas tierras a mediados del siglo IX fueron llamadas Castilla. Una tierra que aun pertenecía al reino de Asturias, y que no sería reino independiente hasta muchos siglos después.
La organización de la Bardulia, el norte de Burgos, como marca fronteriza oriental de Asturias, frente a los Banu Qasi musulmanes de la futura taifa de Zaragoza, fue repoblando con gentes de Cantabria.
Ordoño I puso al frente a un conde, siendo el primero Rodrigo, señor de Alava, que hacia el 860 repobló de castillos la zona del Duero, y en el 865 luchó contra los musulmanes en el paso de Pancorbo, llave de la Rioja.
El segundo conde castellano Diego Rodriguez y estando aún Bardulia / Castilla bajo soberanía de los monarcas astures, edifico una línea militar de castillos desde la Rioja al rio Arlanzón. Su expansión territorial fue acompañada de su fragmentación en marcas condales: Amaya, Lantarón, Cerezo. Burgos, Lara, y Álava. Los condes estaban asignados a estas mandaciones o merindades. Y hacia el 912 el territorio castellano alcanzó frontera meridional del Duero, con Osma, Peñafiel y Sepúlvida como fortalezas destacadas. La abundancia de torres fortificadas y castillos (castra, oppida, castellum) acabó por dar nombre al territorio en cuestión con el nombre de Castilla.
Castilla estuvo vinculada desde sus orígenes al reino de Asturias como parte de su reino. Sus condes nunca fueron condes independientes hasta Fernán González, quien consiguió independizar la herencia de su condado vinculándolo a su legado, y no al de los reyes de León. Pero la realidad es que la Castilla Vetula (Castilla la vieja) no conseguiría ser un reino independiente, hasta la muerte de Fernando I, cuando cedió su hijo a Sancho el Fuerte, primer rey de Castilla de la historia. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario