sábado, 27 de diciembre de 2014

Año 1015 las hijas de Amarelo Mestaliz

Un documento del Cartulario del monasterio de San Salvador de Moreira (Portugal – antiguo condado del reino de león en el siglo XI) nos dice:

(..) En la era del año 1015, en el mes de Julio, llegaron muchos normandos al Duero y ocuparon las tierras entre el Duero y el Ave por nueve meses. Allí capturaron a tres hijas de mí, Amarelo, y me empobrecieron; pasaron los normandos a vender a sus cautivos, entre ellos las hijas de Amarelo, llamadas Serili, Ermesenda t Faquilo y no tuvo más remedio que dar por ellas a los normandos un rescate e plata (..)

Este suceso se suele relacionar con la presencia de Olaf Haraldsson, aunque es indemostrable. Pudiera estar relacionado, o pudiera tratarse de otros invasores normandos. O quizás pudiera tratarse de una ramificación de vikingos que llegaron con el rey noruego, ni se sabe con certeza ni seguramente se sabrá nunca.
Lo cierto es que Amarelo Mestaliz se vio obligado a pagar el rescate de sus hijas a los vikingos, quienes estuvieron asentados en la zona durante 9 meses, según se recoge en un documento  en cuestión de contrato de venta fechado el 3 de Abril de 1018. En el cual  Amarelo Mestaliz cede parte de sus bienes en Guilhabreu a un tal Froila Trutesendes para liquidar un préstamo contraído tres años antes por importe de quince sueldos de plata, que se vio obligado a tomar para pagar el rescate de sus tres hijas, quienes cayeron cautivas de los vikingos.

Según apunta Eduardo Morales Romero en su libro historia de los vikingos en España. Las tres hijas de Amarelo Mestaliz: Serili, Ermesenda y Fraquilo fueron capturadas por un grupo de normandos cuya llegada derivó en una ocupación de nueve meses. Lo más probable es que los vikingos se hicieran fuertes en algún lugar estratégico, desde donde llevarían a cabo razzias de pillaje hacia las tierras del interior, lugar donde habrían instalado un lucrativo negocio de venta y rescate de cautivos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario