viernes, 16 de noviembre de 2012

Las mujeres que vencieron a los vikingos

Trataremos sobre una antigua leyenda de Cantabria, perteneciente en esos tiempos de las invasiones al condado de Castilla.
Es solo una leyenda, aun cuando toda leyenda tiene una base real. No es demostrable ni se sabe si fue como se cuenta en realidad, pero esta es la historia.
Se habla de cómo las mujeres de Laredo vencieron a una flota vikinga que asolo las tierras de Cantabria y se asentó en Laredo.
Dice la leyenda...que decenas de vikingos desembarcaron el la Playa de Laredo, y como la mayoría de los hombres de la zona se encontraban en plena campaña contra los musulmanes en zonas mas al sur, fueron las mujeres las que tuvieron que darles la bienvenida…Las mujeres de la localidad cántabra, más pícaras que los nórdicos, invitaron a los vikingos a una gran fiesta, en la que se les sirvió vino de Rivadavia a raudales. Cuenta Manuel Velasco en su libro ” Breve Historia de los Vikingos” que debía haber alguna bruja de entre las mujeres, pues a todas las copas se les introdujo una sustancia hecha a partir de las hojas de boj…Tras varias copas del supuesto vino, los vikingos que habían bebido, o sea todos, quedaron completamente paralizados. Las mujeres, que habían cambiado ya sus caras amigables por expresiones de satisfacción y pillería, cogieron a los vikingos y los depositaron, como si fueran objetos inmóviles, en una gran caverna que había debajo del pueblo, y allí deben de seguir…

5 comentarios:

  1. ALGO PARALELO ES LA LEYENDA DE "EL BACO"
    http://www.amazon.es/El-Baco-Jesús-Garc%C3%ADa-Castrillo-ebook/dp/B00JEN52QG/ref=sr_1_3?ie=UTF8&qid=1399103853&sr=8-3&keywords=El+Baco

    «Muchos hijos tuvo Yamal-Sadig pero el más bello y fuerte era Zamaliel. El rey de Legione, (León), que era cristiano, tuvo mucha envidia de Zamaliel y de sus germanos (hermanos) con sus bellísimas esposas que se bañaban en los Naar.
    »El rey de León tenía una esposa zancuda y fea y escondía tanta maldad que picaba con agujas finas cuando veía su efigie en un espejo. Era muy fea y nunca se bañaba en el río Bernesga porque se veía en las aguas muy fea y lacerada.
    »El rey dijo al Obispo que compraría una esposa en el río Esla o en el río Cea y así no merecería condenación pues no la usurpaba.
    »El Obispo gritó gritos fuertes que se oían en Oviedo. Oíd bien lo que dijo: Si tomas otra esposa y repudias a la regina serás descomulgado y con Judas Iscariote serás dañado en el fuego del infierno. El rey, de inicio, se turbó pero después gritó gritos más fuertes que se oían en Oviedo y en Galicia; y con los gritos del rey, el Obispo se atronó los sus oídos. El rey caminaba muy rápido con la testa agachada de un lado al otro lado del corredor, y gritaba gritos más fuertes cada día. Y cuando caminaba la carrera del corredor con la cabeza agachada, se hería heridas en la testa y se olvidaba de la sangre, y repetía las heridas con sangre. Un pensamiento le salía con la sangre: las especiosísimas y bellas esposas de Zamaliel y sus parientes, que se bañaban en los ríos.
    »El rey tenía tres caballos que se llamaban: Kumait, nombre arábigo, como el caballo, que en romance quiere decir Castaño. Este lo tenía para la guerra. Otro caballo llamado Ajdar, que en romance quiere decir Negro; éste lo tenía para las cerimonias. El tercero se llamaba Achabamani que en romance quiere decir de pelo y cabeza blanca. Este lo tenía para pasear.
    »Una mañana del mes de mayo, tomó a Achabamani; y sin custodios marchó al río Esla y espió, entre las yerbas muy altas, desde la otra orilla del río, a las esposas de Zamaliel cuando se bañaban. Tanto se arrastró entre la yerba para verlas bien, que se tiñó de color verde su pulcra ropa de rey. Las vió tan especiosas y formosas que las deseó. Y se frotó tanto que se produjo la regia masturbación».
    (En el margen del pergamino alguien distinto del amanuense copió una letra que parece la de una canción, dada su estructura, pero sin duda es muy reciente comparando el tipo de letra con la del pergamino. Yo creo que debe de datar del siglo XVIII o XIX, aunque habría que analizarlo más despacio. Además la tinta es muy tenue, muy aguada y cuesta mucho trabajo leerla, pero la he podido descifrar toda ella. Dice así):
    «Por las mañanas frescas del mes de mayo
    el rey malvado
    buscó un amor.

    Una mujer morena
    de largas trenzas
    que se bañaba
    se le antojó.

    Como no tenía puente
    para alcanzarla
    por no mojarse
    desesperó.

    Caminó por las sendas
    de la ribera
    hasta rendirse
    de su aflicción.

    Por las mañanas frescas
    del mes de mayo
    voces amargas
    gritó el señor.

    Le pidió a la morena
    que desde el agua
    le recogiera
    besos de amor.

    Por las mañanas frescas
    del mes de mayo
    con su caballo
    salió el señor.

    Por las mañanas frescas
    del mes de mayo
    el rey malvado
    buscó un amor.

    Como no lo encontraba,
    triste y turbado
    con su desdicha
    desesperó».
    (Yo creo que esta letra ha sido posteriormente muy deformada, porque existe una canción, que todavía se canta que dice:
    Una tarde fresquita de mayo
    cogí mi caballo
    y me fui a pasear
    por la senda
    donde mi morena
    gentil y risueña
    solía pasar.

    Y no tiene sentido si no se trata de una deformación de la original, pues las tardes de mayo no son fresquitas sino calurosas. Sólo las mañanas pueden ser fresquitas. Sigo traduciendo el pergamino):

    ResponderEliminar
  2. «El dios cristiano es blando y perdona; pero nuestro señor Príapo, hijo de Dionisos y Afrodita, señor y dios de los jardines y las viñas, lo castigó a erección para siempre; y para que sus vasallos no se rieran de él, vistió siempre largo sayal y pagó con penitencia para su dios; y todos sus vasallos, desde entonces, le cambiaron el trato de “mi señor” por el de “viejo verde mi señor” en sus pensamientos.
    »Al verse siempre de aquella guisa, gritó gritos más fuertes en el corredor y se enfureció y mandó matar a todos los habitantes entre los ríos Esla y Cea. Allá fueron tocando los tambores con lanzas y espadas los sus hombres militares.»
    (Está borroso pero parece que pone: illos homines suos milites Regis).
    «Sembraron el terror. Mataron a los ancianos y a las esposas las violaron y las mataron y a muchos pueros y a muchos niños y niñas. Y las tierras mesopotamias, (no se refiere a lo que fue Asiria, entre el Tigris y el Éufrates, al lado de Persia, sino a las tierras entre el Esla y el Cea), quedaron sin voz y sin risas. Zamaliel era muy fuerte y corrió y se refugió en su mazmura, (que quiere decir bodega), y allí, como a un gato, lo prendieron los soldados del rey cristiano de León. Bien oiréis lo que decían: sacrílego pagano, te mataremos y destrozaremos tu bodega.
    »Un soldado pequeño, antes de destruir las cubas y desparramar su contenido, probó el vino de Zamaliel y le gustó tanto que invitó a los otros soldados a que bebieran; y bebieron la bebida de la salvación. Y les gustó tanto que bebieron más y tocaron los tambores. Toda la mesnada se emborrachó hasta que cayeron al suelo todos y cayeron en profundo sueño».
    (Aquí dice: Zamaliel in admirationem rapit. Lo traduzco así): «Zamaliel se asombró».
    (Aquí siguen unas líneas escritas en caracteres arábigos que no entiendo muy bien y los dejo para el final con más tiempo. Ahora seguiré con una traducción más libre y no ad pedem literae. La prosa latina es bellísima y no parece que la escribiera un iletrado sino un hombre muy culto. No obstante para los que sepan latín, al final copiaré todo el texto para que se pueda gustar gustar la prosa).
    «Viendo Zamaliel a todos los soldados dormidos tomó de uno de ellos la lanza, e hincando la moharra en sus cuerpos, los atravesó uno a uno con furia. El fuerte y bello Zamaliel estaba rojo, teñido de sangre que brotaba de los cuerpos como si de fuentes se tratara. Duró su trabajo hasta que el sol comenzaba a ponerse en las montañas. Quedaron los campos sembrados de muertos allegados a Zamaliel y de soldados del rey. Cuando hubo terminado, lloraron los sus ojos y pensó y volvió a pensar en el castigo que Aláh le había mandado, haciendo examen de los sus actos y de la asiduidad de sus oraciones, preguntándole a su dios por qué le había mandado aquel terrible llanto. Le llegaron a sus mientes revelaciones de su Dios Aláh recordándole que se habían olvidado del precepto de evitar comer lo prohibido que era la carne de muharram, que es el marrano. También le dijo Aláh que se habían olvidado de otro elemento prohibido para los sometidos (Muzlim, muzlamat), que era hacer vino y consumirlo; que eso era un vicio de los cristianos; y Zamaliel se arrepintió.
    »Inmerso en estas revelaciones, lo hicieron volver en sí lejanos tambores de otra mesnada del rey que venía a comprobar qué había pasado, pues no retornaba la mesnada a León. Eran tantos caballos los que llegaban con sus jinetes, que el polvo de sus pisadas nubló el sol. Zamaliel ya se disponía a morir a manos de los miles de soldados que venían, y acataba el castigo merecido que Aláh le mandaba.
    »Cuando se acercaron, nuestro padre y señor dios del vino entró en sus mientes y le reveló que se enfrentara, que si Aláh lo castigaba, él estaba para ayudarlo, ya que su divino licor había sido la salvación.
    »Con la lanza en alto,

    ResponderEliminar
  3. »Con la lanza en alto, se enfrentó al segundo ejército de innumerables soldados, que, al ver a Zamaliel manchado de sangre con bravura inigualable, y a los soldados del primer ejército del rey muertos por un sólo hombre, se atemorizaron sobremanera y emprendieron la retirada». (Aquí hay un problema de traducción porque dice:“pedibus flumen transeunt”, con el verbo en presente; pero no casa bien con el contexto, por eso lo voy a traducir por gerundio):«“…emprendieron la retirada vadeando el río”. Convencidos los cristianos de que habían sufrido un castigo divino, pues obra humana igual era imposible, llegaron a su rey, que seguía en su corredor dando cabezadas con el sayal abultado en su parte cólea. Hicieron examen de conciencia y pidieron confesión y se acusaron a su padre y Obispo de León de haber pecado contra el quinto y sexto mandamiento de la ley de Dios y aceptaron el castigo de su creador.
    »El Obispo gritó gritos más fuertes que se oían en Oviedo y en Aragón cuando vio de aquella guisa a su Rey, viejo verde, y Señor.
    »Salió el Señor Dioniso de las mientes de Zamaliel y desde la parte de fuera lo vio Zamaliel más claro y diáfano con mucha luz alrededor, tanta luz que brillaba más que el sol. Estaba sentado en un trono repartiendo sagrado licor alrededor».
    (Este último párrafo lo destaco esmerándome en los trazos, porque aunque en el original no figura punto y aparte, sí está resaltada la tinta con alegorías de tres colores alrededor de las letras. Las alegorías no tienen interés pictórico alguno, puesto que son rayas rectas y curvas; y todas terminan en un caracol).
    «El dios Dioniso mostraba tez risueña satisfecho de los pocos adoradores que lo adoraban, tanto hombres como mujeres, porque lo habían coronado con hojas de los jardines mesopotamios prolijos en selvas. El Dioniso (ille Dionisus) habló a Zamaliel palabras divinas. Bien oiréis lo que dijo: En buena hora naciste, bendita la madre que te parió (benedicta tua mater te parivit). Me adoraron griegos, me adoraron romanos y ahora apenas tengo sitio en el Olimpo, (no se cómo traducir unas abreviaturas que vienen ahora: “p.nul.atores”. Quizá quiera decir: “propter nulli adoratores”, pero siendo fiel al texto original creo que no debo traducirlo hasta no saberlo con exactitud). «En tierras de Astúrica también me adoraron en otros tiempos y los hijos de los hijos de mis adoradores se olvidaron de mi verdadero nombre Dionisos y pasaron a llamarme Baco (En el texto dice: “Bachus”), pero ahora no tengo lugar en el Olimpo. Más tarde también me adoraron en tierras legionenses sobre todo los soldados romanos y me pedían sagrado licor y yo les daba para que no les dolieran las heridas en las batallas porque mi licor curaba las heridas».
    (Aquí hay un problema de traducción porque las palabras que pone son “feras curabat”, por lo que en sentido literal tendría que decir:

    ResponderEliminar
  4. (Aquí hay un problema de traducción porque las palabras que pone son “feras curabat”, por lo que en sentido literal tendría que decir: “Cuidaba a las fieras o, lo que es lo mismo, amansaba a las fieras o amaestraba a las fieras”. Podría interpretarse como que los soldados eran muy fieros y los dulcificaba. También se puede interpretar como: curaba las heridas, que es como lo he interpretado en la traducción, suponiendo que el amanuense tuvo un error al copiar y se olvidó de la “i” y de la “d” de la palabra “feridas”. Si bien es extraño que en la línea anterior dice:“nec vulnera doleant bellis”, sería muy difícil pensar que utilice dos sinónimos con fines estilísticos: “vulnera y feridas”. Me inclino por la traducción): «...porque mi licor amansaba a las fieras». (Y sigue): «Mas ahora no tengo lugar en el Olimpo. Para que, “coetera deos” (lo interpreto como): para que el resto de los dioses del Olimpo me hicieran un lugar glorioso y me pudiera sentar con ellos, te he elegido a ti ZAIT-BEN-YAMAL-ZAMALIEL para que me glorifiques, y por eso te libré de la muerte de manos de tus enemigos con mi divino licor. Bien oirás lo que te digo: Harás construir un templo del vino bajo tierra porque no les sea extraño a los habitantes de la Mesopotamia. No tomarás más de una mujer, de la misma manera que los cristianos. Tampoco tomará más de una mujer ninguno de tus descendientes ni nadie que me glorifique. Si por olvido tomaras más de una mujer, mi Hijo Priapo te enviará terrible enfermedad al fallós (φαλλός).»
    (Inexplicablemente lo escribe con caracteres griegos: Fi, alfa, lambda, lambda, omicron, sigma; podría haber utilizado la palabra latina, penis).
    «A tu primogénito y al primogénito de tu primogénito y así hasta la eternidad les pondrás nombres griegos y no africanos ni cristianos; y serán los que propaguen mi culto y cuidarán el templo del vino. El resto de tus descendientes y sus seguidores se pondrán los nombres que deseen, sean nombres cristianos o sean moregatos».
    (Esta palabra no tiene traducción porque pone “mauregatos” y dado el contexto tendría que poner “islámicos”).
    «Puesto que conservar los nombres tradicionales de cada familia es importante para no hacer distinción y sean más los conversos a mi culto. Bien oirás lo que te digo: (En el pergamino hay punto, pero

    ResponderEliminar
  5. (En el pergamino hay punto, pero no está bien redactado) Cuando mi culto esté tan extendido, que un pintor cristiano del rey de León se haya convertido a mi culto, tú, Zait-Ben-Yamal-Zamaliel o cualquiera de tus primogénitos hará que pinte mi efigie como tú me ves ahora para que nadie se olvide y me veneren todas las generaciones venideras; y que en Olimpo nadie me quite el sitio. Y para que no se olviden, todos los seguidores de mi culto llevarán al templo, después de las vendimias, un odre de vino para las ceremonias en mi honor. Y para que no les resulte extraño a los tagarinos, sacrificarán un cordero y me ofrecerán sus dones en mi honor. Para que no les resulte extraño a los cristianos y a los tagarinos, pues para ambos, el viernes tiene gran significado, el primer viernes de cada mes sacrificarán pichones. En enero uno, en febrero dos, en marzo tres y así hasta diciembre que sacrificarán doce.
    »Estas celestes y dulces palabras las pronunció Zamaliel, por última vez, antes de morir. Otras muchas veces las había pronunciado para que no las olvidáramos sus hijos e hijas y nosotros, testigos, las confirmamos y roboramos cuando todas las gentes de Mesopotamia ofrecen sacrificios al gran Dioniso, cuidador de todas las riberas. Por su felicidad murió nuestro padre Zamaliel, sonriente y derramó sagrado licor».
    (La palabra que utiliza es“liquorem”, que en realidad tendría que haber traducido “sagrado líquido”; pero dados los contextos, creo que mejor puede traducirlo por “licor”. (*) Recordarme cuando lo pase a limpio que tengo que pensar bien precisamente estos detalles de las palabras, sobre todo las más importantes).
    «Para que nadie olvide estas palabras hicimos esta (copio literalmente): kartula, IIII kalendas Octubris. in era DCCCCXXXVI». (Teniendo en cuenta que las eras medievales se referían a Cesar, hay que restarle treinta y ocho años, o sea que este pergamino se escribió en Octubre del año 898. Dos años antes de empezar el siglo décimo)

    ResponderEliminar